Pulsómetro con banda pectoral Oregon – Trato de hoy

Venga esa mano arriba, venga esa mano abajo, venga esa mano a la izquierda, venga esa mano a la derecha. Y ahora paramos. 1,2, STOP. Paramos y pensamos:

Grandes descuentos del

¿Hasta dónde está dispuesto a llegar nuestro corazón? Vale que si solo nos limitamos a mover las manitas, o las muñecas no vamos a tener problemas. Pero sabemos, xopsónicos, que a vosotros os gusta el largo recorrido. Sois más directos y más rápidos que una flecha. Fiuuuuuuuuuuuuuummmmmmmmmm.
Bien, pues hoy algo para tener el corazón bajo control. Solo se os descontrolará cuando os enamoréis de él… ¡Flechazo!
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s